Banner :: Farmacia Merinero

Consejos de Parafarmacia

¿Cómo combatir los signos del envejecimiento?

El envejecimiento cutáneo es un proceso natural, dinámico y complejo en el que están involucrados múltiples factores: genéticos, hormonales y ambientales, principalmente.
Con la edad se producen cambios morfológicos en la piel, como consecuencia de una disminución de la multiplicación de las células de la piel que da lugar a la aparición de arrugas, pérdida de firmeza y falta de elasticidad. Las arrugas son el signo visible que más preocupa a las mujeres.

Desde los primeros signos de la edad hasta los tratamientos antienvejecimiento global, existen rituales de belleza adaptados a las necesidades de cada mujer.

1. Primeros signos de la edad: Entre los 20 y los 30 años se produce lo que conocemos como fotoenvejecimiento, provocado por una oxidación de las células de la piel. Se caracteriza por la presencia de líneas de expresión, tono apagado y cambios pigmentarios.

El tratamiento recomendado para este tipo de pieles es el uso de cosméticos que contengan una alta concentración antioxidantes, como por ejemplo la vitamina C, que van a neutralizar los radicales libres responsables de la oxidación de las células de la piel.

Se recomienda también el uso de sérum antioxidante de manera diaria o bien en momentos puntuales como tratamiento de choque antioxidante, que aportan mucha luminosidad al rostro.

2.  Antiarrugas y firmeza: no solo observamos líneas de expresión sino que aparecen arrugas que cada vez van siendo más profundas.

El tratamiento para este tipo de pieles es el uso de cosméticos que contengan activos que activen la multiplicación celular y también activos que tengan una acción rellenadora de las arrugas.

Lo ideal, para realizar un tratamiento completo, utilizar un sérum y a continuación una crema, si la piel es seca o un fluido si se trata de una piel normal-mixta.


3. Antiedad global: para aquellas consumidoras que además de presentar arrugas profundas, pueden presentar una pérdida de firmeza y elasticidad, ya que se produce una disminución de la síntesis de las fibras de colágeno y elastina, las fibras de la piel que aportan firmeza y elasticidad. Estos signos se acentúan a partir de los 55-60 años, pudiendo aparecer una pérdida de densidad y de volumen.

Recomendamos el uso de tratamientos ricos en activos que estimulen la síntesis de fibras de colágeno y elastina y que aporten densidad al rostro.

Cabe destacar que con el paso de los años también se produce una disminución de la cantidad de lípidos de la piel, por lo los tratamientos deberán aportar un extra de lípidos para suplir esa deficiencia que presentan este tipo de pieles.