Banner :: Farmacia Merinero

Consejos de Parafarmacia

Purificar y matificar

Las pieles grasas se caracterizan porque hay un exceso de sebo en la piel.Es un tipo de piel que presenta casi el 80% de los adolescentes.

En algunos casos, este exceso de grasa puede dar lugar a la aparición de acné. Se produce como consecuencia de una obstrucción del poro, el cual se cierra y la grasa queda en su interior, apareciendo lo que conocemos como espinillas y puntos negros.

El aumento de la producción de grasa puede ser debida a diferentes factores:
- Alteraciones hormonales: pubertad, embarazo, síndrome premenstrual.
- Estrés y fatiga, también puede producir un aumento en la producción de grasa.
Los principales síntomas de una piel grasa son:
- Poros dilatados
- Brillos
- Granitos y puntos negros

Para tratar la piel grasa es necesario seguir una rutina de cuidados diaria, que se basa principalmente en el uso de tratamientos seborreguladores.

Los principales pasos del tratamiento son:

1. Limpiar mañana y noche la piel con productos específicos para pieles grasas y que preparen la piel para la aplicación de los tratamientos posteriores. Recomendamos:
- Un limpiador que limpie en profundidad y elimine el exceso de grasa.
- Un tónico astringente para cerrar el poro.

2. Por la mañana: aplicar una crema hidratante con activos seborreguladores y queratolíticos para eliminar el exceso de sebo.

3. Por la noche: es el momento del día en el que la producción de grasa a nivel de la glándula sebácea es mayor, de ahí la importancia de utilizar tratamientos seborreguladores por la noche, con activos que disminuyan la producción de sebo.

4. Exfoliación: recomendamos exfoliar la piel 1 ó 2 veces por semana, siempre y cuando no existan granos infectados, en cuyo no se recomienda puesto que la infección podría extenderse por todo el rostro. Los exfoliantes contienen activos queratolíticos que eliminan las células muertas que se acumulan en la superficie de la piel, obstruyendo el poro y favoreciendo el acúmulo de grasa. 

5. Utilizar maquillaje no comedogénico o más comúnmente conocido como maquillaje oil-free.

6. No manipular los granos para evitar que se extiendan por todo el rostro. Existen productos que permiten tratarlos de manera directa, ayudando a secarlos y disimularlos.