Banner :: Farmacia Merinero

Consejos de Parafarmacia

¿Tienes una correcta higiene bucal?

Es importante seguir una correcta higiene oral durante toda la vida ya que una higiene oral deficiente puede causar enfermedades como caries y periodontitis y a la larga, puede incluso causar la pérdida de los dientes.
Para que el cepillado de los dientes cumpla su finalidad, es preciso que se convierta en una rutina cotidiana al levantarse, después de cada comida y, nuevamente, antes de acostarse. La regularidad es determinante, ya que el biofilm dental se forma de manera continua, y sólo con una reducción eficaz, se podrá evitar su efecto nocivo. Para ello es importantes:

- Cepillarse los dientes con un cepillo manual o eléctrico adaptado a tus necesidades.
- Usar la pasta dentífrica y el colutorio para completar tu higiene.

Es muy importante también tener una técnica adecuada: si el cepillado es incorrecto, no cumple su finalidad y, lo que es peor, puede resultar perjudicial, dañar los dientes e irritar las encías
Soluciones para una correcta higiene bucal:

1. Cuidado de los espacios interproximales:
Determinadas patologías aparecen por la acumulación de bacterias (biofilm dental) en los espacios existentes entre los dientes. Por ello es importante realizar una correcta higiene interdental.
El área interproximal ofrece unas condiciones que facilitan el establecimiento y desarrollo del biofilm dental. Por este motivo debemos tener un especial cuidado en reducirlo eficazmente y también los restos de alimentos que se depositan en los espacios existentes entre los dientes. Se recomienda usar cepillos interproximales para los espacios abiertos y sedas o cintas para los espacios cerrados.

2. Cuidado de las encías:
Hay personas que tienen las encías más delicadas y tienen tendencia a tener molestias. Para estas personas el simple cepillado de los dientes puede ser muy molesto e incluso puede provocar sangrado de las encías. Una boca sana no debería tener molestias a la hora de la higiene bucal, y tampoco la encía debería sangrar en ninguna situación.
Las personas con encías delicadas o inflamadas requieren utilizar cepillos específicos así como pastas dentífricas y colutorios que ayuden en la prevención y tratamiento de la gingivitis.

3. Sensibilidad dental:
La sensibilidad dental es un síndrome doloroso que puede llegar a ser de carácter crónico con situaciones de dolor agudo, a veces muy molesto. Este dolor transitorio es derivado de la exposición de la dentina a estímulos químicos, osmóticos, térmicos o táctiles y que no pueden ser asociados a ni un otro tipo de patología dental. En algunas personas la hipersensibilidad es tolerable, mientras que en otras es un problema que afecta su calidad de vida, hábito de higiene oral e incluso a su dieta.
Existen tratamientos específicos con activos que reparan el esmalte dental, formando una capa protectora que elimina la sensación dolorosa de los dientes sensibles.

4. Blanqueamiento dental:
Tener unos dientes blancos se ha convertido en una de las mayores preocupaciones en la práctica dental.
La pérdida del color blanco natural de los dientes se produce por la acumulación de sustancias en la superficie de dientes que provocan la aparición de manchas y por depósitos de sarro que oscurecen el diente.
Para blanquear los dientes existen pastas dentífricas que se pueden utilizar a diario y kits de blanqueamiento dental para unos resultados más inmediatos.

5. Halitosis:
Halitosis es el término general que se utiliza para describir un aliento desagradable que se emite por la boca, independientemente que las sustancias de olor desagradable provengan de fuentes orales o no orales.
Existen pastas dentífricas, colutorios y sprays que pueden combatir de manera eficaz esta problemática.

6. Boca seca:
La Xerostomía o boca seca es la sensación subjetiva de sequedad bucal por la disminución de la saliva provocada por el mal funcionamiento de las glándulas salivales.
Aunque la Boca Seca no es considerada como una enfermedad, sus síntomas pueden llevar a un déficit importante de la calidad de vida de quienes la padecen. Las disminuciones del flujo salival dificultan acciones tan simples como hablar, comer, y/o deglutir.
Una xerostomía no tratada podría disminuir el sentido del gusto, dificultar la masticación, hasta reducir el placer de comer y conversar.

7. Irrigadores bucales:
La irrigación bucal es la aplicación directa de un chorro de agua o colutorio bucal, recomendado por el odontólogo, que ayuda a la eliminación de las bacterias depositadas en los dientes, las encías y los lugares de difícil acceso.

La irrigación bucal está indicada para cualquier persona y es especialmente útil para personas con implantes y en pacientes portadores de aparatos de ortodoncia.
Gracias a su combinación de agua y presión consigue reducir el nivel de patógenos subgingivales que son directamente responsables de la infección y la inflamación que conducen a la pérdida de inserción y de hueso.

Una vez terminada toda la limpieza bucal tradicional: cepillado, enjuague bucal, cepillado interproximal, cintas y sedas, es recomendable usar los irrigadores bucales, de fácil utilización, que te permitirán llegar donde las cintas y los interproximales no llegan, obteniendo una boca aún más sana.